Afganistán: Kabul rodeada por la ofensiva de los talibanes

Las fuerzas talibanes se están apoderando de franjas de territorio en una ofensiva por todo el país, mientras las tropas estadounidenses se retiran de Afganistán. Se ha predicho que el régimen títere de Kabul, instalado por el imperialismo estadounidense y sus aliados, podría caer en un mes.


FUENTE ORIGINAL

Mientras tanto, el pueblo de Afganistán se enfrenta a la perspectiva inminente de un gobierno renovado de los talibanes, sumergiéndolo de nuevo en la pesadilla de la negra reacción oscurantista.

La operación encabezada por el imperialismo estadounidense y sus aliados de la OTAN hace 20 años va a ser una derrota total, tal como lo predijimos desde el principio. Poco después de la caída de Kabul en 2001, Alan Woods escribió lo siguiente:

"[Los] talibanes, aunque están heridos, no han sido destruidos, y pueden regresar más adelante, cuando la desilusión con el nuevo gobierno en Kabul se instale, como inevitablemente sucederá".

Esa evaluación, 20 años después, ha demostrado ser 100% precisa.

La ofensiva de los talibanes

La velocidad del avance de los talibanes ha desafiado las expectativas del gobierno de Kabul y es un testimonio de su falta de una base genuina de apoyo.

En ninguna parte las masas se han agrupado en su defensa. De hecho, han estado en gran parte ausentes de la ecuación: a pesar de su odio y miedo a los talibanes, nadie va a luchar y morir por los perros falderos reaccionarios del imperialismo.

Lo mismo se aplica al ejército afgano, cuyas bases no confían en el régimen ni en los corruptos y podridos altos mandos de su ejército.

A pesar de que supuestamente superan en número a los talibanes en tres a uno y se han beneficiado de décadas de apoyo material del imperialismo estadounidense, las tropas afganas se están retirando y rindiéndose sin luchar en muchas áreas, dejando armas y vehículos para que sean capturados por los insurgentes.

En algunos lugares, los talibanes han podido negociar retiradas incruentas con tropas y policías afganos mal equipados, además de comprar a los caudillos locales y a los ancianos de las aldeas para evitar enfrentamientos con las milicias civiles.

Después de haber logrado grandes avances en el campo (donde históricamente han tenido más apoyo), los talibanes continuaron asaltando las ciudades de Afganistán, comenzando en el sur y el oeste, y luego atacando en el norte.

Han asegurado un control sobre la región norte, que tradicionalmente ha sido hostil a los talibanes. Por ejemplo, Faizabad en las montañas del noreste del Hindu Kush nunca cayó ante los islamistas cuando gobernaron el país en la década de 1990, pero ahora está en sus manos.

15 capitales de provincia han caído en cuestión de días, incluidas Sar-e-Pol, Sheberghan, Aybak, Kunduz, Taluqan, Pul-e-Khumri, Farah, Zaranj, Ghazni, Herat, Feruz Koh y Qala-e Naw.

Se ha afirmado que Kandahar, la segunda ciudad más grande de Afganistán, con una población de 600.000 habitantes, fue tomada ayer después de semanas de asedio.

En un comunicado, los talibanes afirmaron haber tomado el control de la oficina del gobernador, el cuartel general de la policía y los centros operativos clave en toda la ciudad, además de "cientos de armas, vehículos y municiones".

Según los informes, también se ha tomado Herat, la tercera ciudad más grande. El caudillo local y exministro del gobierno de Hamid Karzai, Ismail Jan, conocido como "el León de Herat", llegó a un acuerdo con los talibanes, permitiendo a estos últimos tomar la tercera ciudad sin disparar un solo tiro.

Muchos otros señores de la guerra locales, sobre los que descansa el débil régimen respaldado por Estados Unidos, considerarán cambiar sus lealtades a medida que los talibanes continúen su avance. Y hoy, el ejército afgano perdió la ciudad de Lashkar Gah, capital de la provincia de Helmand, luego de semanas de encarnizados combates, a pesar de contar con el apoyo aéreo de Estados Unidos.

El gobierno ahora está centrando sus esfuerzos en reforzar la defensa de Kabul, con los talibanes ahora a solo 50 kilómetros de las afueras de la ciudad, así como Mazar-i-Sharif y Kunduz en el noroeste, la cuarta y sexta ciudad más grande, respectivamente. Otras áreas están siendo dejadas en gran parte a sus propios recursos.

Esto ha permitido a los talibanes obtener más ganancias a bajo costo. Chaghcharan, la capital de la provincia de Ghor, cayó hoy sin resistencia. Puli Alam, Qalat y Tarinkot, las respectivas capitales provinciales de la provincia de Logar, la provincia de Zabul y la provincia de Uruzgan fueron tomadas poco después.

La aparente facilidad con la que los talibanes han barrido el país ha puesto de manifiesto la mentira de Estados Unidos y la OTAN sobre la instalación de una supuesta democracia en Afganistán. Se ha revelado como un régimen títere absolutamente despreciado, que descansa sobre señores de la guerra reaccionarios y corruptos y bayonetas estadounidenses.

Kabul rodeada

La reciente avalancha de victorias de los talibanes se anuncia como "el principio del fin" del régimen de Kabul.

Miles de refugiados que huyen del avance de los talibanes han inundado Kabul, que ahora se encuentra bajo estado de sitio.

Los talibanes han capturado Puli Jumri y Ghazni, dándoles el control de las carreteras que conducen a la ciudad desde el norte y suroeste, y los funcionarios estadounidenses predicen que podría caer en cuestión de 30 a 90 días. Un comandante talibán explicó su estrategia de rodear Kabul y asfixiar a la ciudad del resto del país: “Rodearemos Kabul como una anaconda. El control de Kabul y del régimen afgano es inevitable, tal vez dentro de unas semanas".

A pesar de haber prometido proteger a su pueblo "por la fuerza" si fuera necesario, la desesperación de los imperialistas se ve desmentida por su promesa de ayudar a cualquier futuro régimen afgano -incluido uno dirigido por los talibanes- a cambio de salvaguardar la embajada de Estados Unidos.

En este punto, el gobierno de EE. UU. simplemente quiere evitar la humillación final de escenas similares a la caída de Saigón, donde se vio obligado a transportar a su personal antes de que los combatientes norvietnamitas invadieran su embajada. Ante el deterioro de la situación, Estados Unidos ha anunciado que enviará 3.000 soldados más a Afganistán para acelerar la retirada de los ciudadanos estadounidenses.

Si bien el portavoz del Pentágono, John Kirby, afirmó que "nadie está abandonando Afganistán", está muy claro que los estadounidenses se están batiendo en una retirada completa y apresurada, dejando a sus antiguos aliados en Kabul a la tierna merced de los talibanes.

De hecho, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, contradijo rápidamente a Kirby, afirmando que Afganistán pronto tendría que "luchar por sí misma".

Es evidente que los talibanes no tienen interés en llegar a un acuerdo negociado. Han capturado más de la mitad del territorio de Afganistán en poco tiempo y se está preparando para un enfrentamiento con el gobierno de Kabul en la capital.

La población de Afganistán aparentemente ha aceptado la inevitabilidad de la victoria de los talibanes. Se informa que Pakistán, que ha protegido y apoyado a los talibanes durante años, permitiéndoles conservar su fuerza precisamente en este momento, se está preparando en privado para entablar relaciones amistosas con cualquier nuevo régimen islamista.

Irán se ha mantenido en silencio luego de la captura de importantes cruces fronterizos por parte de los talibanes, pero ha apoyado a los talibanes en un intento por asegurar buenas relaciones con ella después de la retirada de Estados Unidos.

Y China acogió a una delegación de alto nivel de líderes talibanes en julio, consciente de que necesitará mantener el flujo comercial a través del país como parte de su proyecto de la Franja y la Ruta (Belt and Road), lo que requiere el establecimiento de relaciones.

La victoria está al alcance de los talibanes, pero esto no significará la apertura de un período de estabilidad. La barbarie que aguarda se debe únicamente a las acciones del imperialismo.

A pesar de negar las denuncias de víctimas civiles, hay cada vez más informes de que los talibanes llevan a cabo torturas y ejecuciones en territorio recuperado: comenzando con tropas cautivas y figuras destacadas del régimen de Kabul.

Por ejemplo, Dawa Jan Menapal, jefe del Centro de Información y Medios del Gobierno, fue asesinado recientemente, además de decenas de periodistas, burócratas del gobierno, jueces y otras figuras públicas, con el fin de eliminar a los opositores que apuntalan su poder.

También ha habido informes de que los talibanes se están preparando para volver a imponer sus políticas religiosas de línea dura. En Balj, en el norte, se han distribuido folletos a los civiles que "animan" a las mujeres a permanecer en casa y a no ir a la escuela. En otros lugares, las mujeres han sido supuestamente expulsadas por la fuerza de sus trabajos en la banca y la administración pública.

Cientos de miles de afganos comunes y corrientes están aterrorizados ante la perspectiva del gobierno de los talibanes, de ahí el éxodo de refugiados a Kabul. Según los informes, las calles de las capitales de provincia recientemente capturadas están abandonadas, las poblaciones han huido o se han escondido en sus hogares, esperando ansiosamente lo que viene a continuación.

Un desastre del imperialismo

Esta guerra siempre fue imposible de ganar para los imperialistas y ha expuesto y acelerado el relativo declive del imperialismo estadounidense en el escenario mundial.

En 2010, Alan Woods explicó:

 “La verdad es que años de ocupación no han resuelto nada. Los talibanes tienen reservas casi ilimitadas de mano de obra y dinero (a través del lucrativo tráfico de drogas). Tienen refugios seguros en Pakistán y el apoyo de un sector importante del ejército y del Estado de Pakistán.

 “Una derrota en Afganistán sería un desastre. Sería una humillación para Occidente y para la OTAN. Incluso el objetivo más limitado de la guerra: negar [a los islamistas] una base segura para sus operaciones, fracasará ...

“Como siempre, las verdaderas víctimas serán el pueblo afgano, amenazado con un descenso a la barbarie. Los afganos odian al invasor extranjero, pero eso no significa que apoyen a los talibanes. A muchos afganos les gustaría deshacerse de los talibanes, pero no ven ninguna alternativa".

Estas palabras, escritas hace más de una década, encapsulan perfectamente la situación actual.

Estados Unidos esperaba poder mantener sus intereses en Afganistán expulsando a los talibanes (que fue, en primer lugar, una creación monstruosa de los imperialistas) e instalando un régimen estable que pudiera mantener a raya.

Después de otras dos décadas de guerra, no han logrado absolutamente nada excepto más miseria y destrucción.

Es probable que la batalla final en Kabul sea más sangrienta y prolongada que los enfrentamientos en otros lugares. Pero la evidencia apunta a una victoria de los talibanes.

Este desastre y la miseria por venir son producto del imperialismo capitalista. Además, la experiencia de los últimos 20 años advirtió que la eliminación de los talibanes por el imperialismo extranjero solo podría tener consecuencias reaccionarias.

Al final, solo las masas de Afganistán, y sus hermanos y hermanas de clase en la región, pueden poner fin a su dominación del imperialismo, de los talibanes y de los señores de la guerra.

El fin de la barbarie que asola Afganistán nunca puede llegar con las bayonetas imperialistas. Solo mediante la lucha de clases unida de los campesinos y trabajadores de Afganistán y de la región en general, para derrocar al capitalismo mediante una revolución socialista, se podrá poner fin al sufrimiento que el pueblo afgano se ve obligado a soportar.

Join Us

Join the International Marxist Tendency and help build a revolutionary organisation to participate in the struggle for socialism worldwide!

In order to join fill in this form and we will get back to you as soon as possible.