Other languages Albanian Belarusian Bengali Catalan Chinese Czech Danish Dutch Esperanto Japanese Georgian Kurdish Pashto Hindi Malay Indonesian Persian Greek Gaeilge Hungarian Vietnamese Turkish Swedish Hebrew Polish Russian Romanian Korean Slovenian Thai Nepali Serbo-Croatian Galician Norwegian Macedonian Burmese

Lula se ve obligado a apelar a su base social en la segunda vuelta para hacer frente a la ofensiva de la derecha.

Oaxaca en pie de lucha, la etapa que se inicia: resistencia, reorganización y profundización. Mienten los que dicen que la APPO ha sido derrotada.

Nada, absolutamente nada; ni las elecciones en Brasil o Nicaragua, o cualquier peripecia de la izquierda, guarda para los revolucionarios compromiso como al que nos está convocando la Comuna de Oaxaca y lo que puede significar la APPO como símbolo.

Ciento sesenta días de lucha han transformado el panorama de este país; México no volverá a ser el mismo. La Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) es un parte aguas histórico de la lucha de clases, es una avanzadilla de la revolución, unamuestra del grado de tensiones sociales, del odio de clase acumulado, del inconmensurable nivel de explotación al pueblo trabajador.

Si se siguen atentamente las crónicas y editoriales del diario El País sobre los acontecimientos que se desarrollan en México y Oaxaca durante estos últimos tres meses, se tiene constancia meridiana del auténtico pavor que recorre las filas de los explotadores.

"A mas de 150 días de conflicto, los acontecimientos de Oaxaca han entrado en una momento crucial en que pone frente a todos una disyuntiva ante la cual es imposible encontrar un camino intermedio: o la APPO  logra extender el movimiento a nivel nacional por vías revolucionarias o el cerco local favorece la intervención del régimen a sangre y fuego para aplastar el movimiento." Luis Enrique Barrios analiza la situación. Publicamos también el ...

El 12 de setiembre, 1998,  Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González y René González, fueron detenidos en Miami, dónde estaban combatiendo las redes terroristas de los exiliados reaccionarios Cubanos. Las autoridades de los EEUU ignoraron este hecho y los 5 recibieron largas condenas de cárcel. Sólo la solidaridad internacional y la acción sin descanso puede poner fin a su encarcelamiento.