Un nuevo macartismo dirigido a la solidaridad con Palestina: ¡defiende la libertad de expresión!

La libertad de expresión está bajo ataque. Los imperialistas aliados de Israel están perdiendo la guerra de la opinión pública mientras luchan por justificar el brutal castigo colectivo de hombres, mujeres y niños palestinos. Como respuesta, están reprimiendo las voces pro-palestinas en tal medida que enorgullecería  al senador Joseph McCarthy. Esta escandalosa censura y represión tiene importantes implicaciones para la lucha de clases en el futuro: el movimiento obrero debe responder.

Se nos dice que, en las sociedades democráticas, puedes decir lo que quieras: la ley sólo interviene para proteger al público con límites razonables sobre el discurso de odio, la incitación a la violencia, las amenazas terroristas, etc. Como dijo el "zar de la libertad de expresión" del gobierno británico, Arif Ahmed, en The Telegraph:

“Puedes castigar a la monarquía o defenderla. Se puede argumentar que Gran Bretaña es fundamentalmente racista, o que nunca lo fue. Puedes hablar o escribir como marxista, un teórico poscolonial, una feminista crítica de género o cualquier otra cosa, si lo haces dentro de la ley ".

Sin embargo, considere lo que ha dicho Robin Simcox, jefe de la Comisión para la Lucha contra el Extremismo nombrada por el Ministerio del Interior británico, hablando sobre las manifestaciones pacíficas a favor de Palestina:

"Algunos de aquellos cuyo júbilo y apoyo al pogromo de Hamas fue literal y explícito han sido arrestados con razón. Pero la abrumadora mayoría ha tenido cuidado de interpretar sus demostraciones públicas de apoyo justo por debajo del umbral legal para los delitos de odio, la glorificación del terror o los delitos de orden público." [nuestro énfasis].

“Parece que estos cobardes simpatizantes del terrorismo tienen una estrategia novedosa para evitar el arresto: ¡no infringir la ley deliberadamente!” 

“Ellos están, continúa Simcox: explotando con éxito uno de nuestros valores británicos más orgullosos, la libertad de expresión, para perseguir una agenda extremista vergonzosa" [nuestro énfasis].

Pero, ¿qué puntos de vista "extremos" están más allá de los límites? Ante la presión del ala más reaccionaria de los conservadores y la prensa de derecha, el comisionado de la Policía Metropolitana, Sir Mark Rowley, pidió "claridad" sobre el asunto:

"Hay margen para ser mucho más agudos en la forma en que lidiamos con el extremismo dentro de este país. La ley nunca fue diseñada para lidiar con el extremismo, hay mucho que ver con el terrorismo y los delitos de odio, pero no tenemos un cuerpo de leyes que se ocupe del extremismo, y eso está creando una brecha" [nuestro énfasis].

En otras palabras: "la policía no tiene la justificación legal para cerrar las marchas pro-palestinas, ¡así que necesitamos más poderes!" Los grupos antisionistas y de izquierda en Gran Bretaña ya se han enfrentado al acoso policial, y cientos de manifestantes han sido arrestados. Antes de las protestas del 24 de noviembre, la Policía Metropolitana emitió una advertencia que "los oficiales [han] sido informados sobre los cánticos, incluyendo los que cruzan la línea de la ley", sin detallar cuáles son, y amenazó con que cualquier persona que cometa delitos sería "tratada rápidamente."

Muchos de los arrestos en las manifestaciones de Palestina en Londres y las publicaciones de "búsqueda y captura" de la Policía Metropolitana en las redes sociales en las últimas semanas no llevan a cargos, ya que no tienen ninguna base legal, o se basan en rumores y acusaciones maliciosas de los sionistas. El objetivo no es enjuiciar los delitos de odio ni la incitación a la violencia, sino más bien intimidar, acosar y criminalizar a los activistas y acciones de solidaridad con Palestina con la esperanza de intimidar al movimiento dirigiendolo hacia la inactividad o la autovigilancia.

La clase dominante justifica estos abusos y ataques a las libertades básicas de expresión y reunión bajo el pretexto de "preservar el orden público" y "luchar contra el antisemitismo". Nos recuerda a la observación de Marx (irónicamente repetida por el Sr. Ahmed previamente) de que uno puede expresar cualquier opinión en una democracia, siempre que no contravenga "la igualdad de derechos de los demás y la seguridad pública". Sin embargo, Marx agrega la advertencia de que, dado que la burguesía escribe las leyes que protegen la “«seguridad pública», es decir, de la seguridad de la burguesía” siempre puede estrechar los límites legales de la libertad de expresión si siente que sus intereses están amenazados:

“En la frase general, la libertad; en el comentario adicional, la anulación de la libertad. Por tanto, mientras se respetase el nombre de la libertad y sólo se impidiese su aplicación real y efectiva -por la vía legal se entiende-, la existencia constitucional de la libertad permanecía íntegra, intacta, por mucho que se asesinase su existencia común y corriente.”

Pero hoy en día este es un juego peligroso para la burguesía. La crisis del capitalismo en todos los niveles los deja en una posición débil y, al actuar con demasiada fuerza, corren el riesgo de destruir las ilusiones democráticas, las cuales son pilares importantes para su gobierno, especialmente con la mayoría del público que se opone al bombardeo de Gaza por parte de Israel.

A pesar de la insistencia de reaccionarios fervientes como la ex secretaria del Interior Suella Braverman, la clase dominante británica (aún) no ha prohibido las manifestaciones por Palestina. Sin embargo, las clases dominantes en otras partes de Occidente han llegado mucho más lejos en esta dirección.

Las protestas de solidaridad con Palestina han sido restringidas en Austria, Suiza y Alemania, y se han prohibido por completo en algunas ciudades, incluyendo Berlín. Inicialmente fueron prohibidas en Francia tras el ataque del 7 de octubre, y hay informes de manifestantes que reciben multas de 135 EUR simplemente por usar keffiyeh, un pañuelo tradicional palestino. Los partidos políticos de izquierda han sido amenazados con la disolución por apoyar a Palestina, y los principales sindicalistas han sido arrestados por la misma razón.

Sin duda, estas medidas escandalosas van a socavar los niveles de confianza en el establecimiento, que ya de por sí son bajos y radicalizarán aún más a un sector de trabajadores y jóvenes, que ven cómo sus libertades básicas son atacadas para sofocar las protestas en contra de esta masacre.

Libertad de expresión: ¿para quién?

Mientras el estado cambia los objetivos legales, la "prensa libre" proporciona una cobertura moral al fomentar un estado de ánimo de histeria. Desde el ataque del 7 de octubre, la prensa capitalista en Occidente ha lanzado una ofensiva propagandística que retrata a Israel como la única parte perjudicada, ignorando los 75 años de ocupación brutal que los palestinos han enfrentado y pintando la campaña asesina de las Fuerzas de Defensa Israelí contra Gaza como "autodefensa."

Al mismo tiempo, los periódicos y las estaciones de noticias escupen un veneno interminable que acusa a las protestas pacíficas pro-palestinas, con cientos de miles de personas, como marchas de odio a favor de Hamás, antisemitas y que apoyan el terror, más allá de los límites aceptables de la libertad de expresión. Por supuesto, todo esto va acompañado de un terrible racismo y alarmismo hacia los musulmanes y los migrantes, incluyendo sugerencias de que se les revoquen sus visas o se enfrenten a la deportación masiva para frenar los peligros del "extremismo".

Los medios de comunicación presentan una visión totalmente desequilibrada del conflicto, con los portavoces israelíes siendo regularmente invitados a la televisión occidental para presentar su punto de vista, mientras que las voces pro-palestinas o los propios palestinos rara vez reciben una audiencia justa.

Mientras tanto, todo el establecimiento político occidental forma un frente unido de apoyo para Israel, por lo que se puede confiar en cualquier político para seguir la línea.

En las redes sociales, las grandes plataformas propiedad de personas como Elon Musk y Mark Zuckerberg han sido acusadas de "baneo en la sombra" (supresión disimulada) hacia los usuarios que apoyan a Palestina, lo que limita el alcance de sus publicaciones. Musk ha advertido explícitamente que cualquiera que publique el eslogan "desde el río, hasta el mar" o que pida la "descolonización" de Israel-Palestina será expulsado de Twitter/X.

Todo esto plantea la pregunta: ¿libertad de expresión para quién?  No todas las personas tienen los mismos medios para difundir sus opiniones. Solo seis corporaciones (National Amusements, NewsCorp, TimeWarner, ComCast, Sony, Paramount y Disney) poseen prácticamente todos los medios de comunicación privados importantes. Estas megacorporaciones son a su vez propiedad de oligarcas multimillonarios como Rupert Murdoch, un firme defensor de los intereses capitalistas, que también tiene importantes negocios con Israel.

Estos magnates son los propagandistas pagados del capitalismo y el imperialismo, y aportan su considerable influencia para formar una narrativa favorable sobre Israel. Portavoces estatales como la BBC siguen más o menos la misma línea, exigiendo que cualquier invitado pro-palestino "condene ritualísticamente a Hamas" antes de dejarlos hablar. Mientras tanto, los crímenes de Israel solo se enfrentan al escrutinio más leve, si es que lo hay.

Además, encontramos las mismas voces en la "prensa libre" que anteriormente acusaban a la "izquierda iliberal" de cerrar los puntos de vista disidentes, ahora buscando con entusiasmo "cancelar" el movimiento pro-Palestino.

El giro ha sido drástico. Por ejemplo, The Telegraph, que apoya a los conservadores, publicó un artículo el 4 de septiembre de 2023 titulado: "Es hora de que Occidente admita que la libertad de expresión está muerta", quejándose de las consecuencias legales y profesionales para los derechistas que dicen lo que piensan. Apenas unas semanas después, publicó una serie de artículos que llamaban a las manifestaciones pro-palestinas marchas de odio que deberían prohibirse.

El mismo periódico también acusó a los compañeros estudiantes de la CMI de incitar a la violencia al hablar de una intifada (que simplemente significa un levantamiento de masas); y respaldó la intimidación de el grupo local del sindicato académico, UCU, en la Universidad de Oxford para que cancelara su reunión donde se debía discutir una moción de solidaridad con Palestina.

Esto es especialmente irónico, dado que The Telegraph ha estado durante años en la primera línea del alarmismo de la guerra cultural de derecha sobre los ataques a la "libertad de expresión" en las universidades. Vemos cómo estos hipócritas burgueses predican el credo de la libre expresión precisamente hasta que se utiliza para oponerse a los intereses capitalistas.

No hay libertad de expresión bajo el capitalismo

La situación actual tiene similitudes con el Temor rojo de la posguerra, en el que el jefe del FBI, J. Edgar Hoover, y el senador Joseph McCarthy pisotearon los derechos democráticos y constitucionales en su persecución rabiosa de simpatizantes comunistas (reales e imaginarios) en los Estados Unidos. Esto se justificaba como una respuesta al "peligro claro y presente" de la revolución comunista.

Hoy en día, el "peligro claro y presente" de la oposición a los crímenes de Israel se está convirtiendo en un punto focal para la lucha de clases. La clase dominante teme una avalancha de ira que podría no ser capaz de controlar. Como resultado, además de la represión estatal directa, fomenta una atmósfera de caza de brujas para frenar las opiniones disidentes.

Figuras públicas han sido censuradas, suspendidas o despedidas por criticar a Israel, incluida la congresista palestina-estadounidense Rashida Tlaib y el diputado laborista británico Andy MacDonald. Otra diputada laborista, Apsana Begum, ha sufrido una lluvia de abusos racistas por expresar su solidaridad con Gaza. 

Al pequeño puñado de los periodistas pro-palestinos se les han censurado sus artículos, incluida (irónicamente) una  columna de The Guardian que compara la supresión de la solidaridad con Palestina con el macartismo.

Las figuras culturales también están bajo presión. El experto en fútbol Gary Lineker se ha enfrentado a una avalancha de bilis por parte de la prensa y demandas para que la BBC lo despida por retuitear con aprobación una entrevista con un académico israelí que acusa a Israel de genocidio. Mientras tanto, las actrices Susan Sarandon y Melissa Barrera han sido despedidas de papeles cinematográficos o despedidas por agencias de talentos por ejercer el ‘derecho democrático’ a criticar a Israel y al sionismo, recordando la infame lista negra macartista de presuntos simpatizantes comunistas en Hollywood.

Estos casos de celebridades son solo la punta del iceberg, innumerables personas ordinarias se han enfrentado a las repercusiones por compartir puntos de vista pro-palestinos, particularmente en las redes sociales. La organización de defensa con sede en EE. UU. Palestine Legal informa sobre 260 casos de empleos o carreras de personas que son objetivos de ataques, incluido el editor en jefe (quien es judío) de una revista académica fue despedido por compartir un artículo satírico que condena las atrocidades de las Fuerzas de Defensa Israelí. Mientras tanto, los estudiantes de Harvard se encuentran en el centro de una tormenta mediática de derecha por acusar a Israel de provocar el ataque del 7 de octubre.

Los comunistas y las organizaciones de izquierda han sido los más afectados por la represión estatal y la calumnia de los medios de comunicación. Cuatro miembros del Partido Comunista de Gran Bretaña (Marxista-Leninista) (CPGB-ML) fueron arrestados recientemente en Londres por la portada de uno de sus folletos contra el sionismo. Las condiciones de libertad bajo fianza incluyen la prohibición de dar o vender cualquier literatura en manifestaciones y mítines, imponiendo efectivamente una orden de mordaza. En la misma manifestación palestina en Londres, una joven fue acusada de "ofensa al orden público" ("actos de violencia o intimidación en público") por llevar un cartel que decía "el genocidio no es defensa propia".

Los compañeros de la CMI que pronunciaron discursos en el punto de reunión del Bloque Comunista también fueron filmados provocativamente por la unidad de recopilación de inteligencia de la Policía Metropolitana.

Además, nuestras reuniones han sido prohibidas, nuestros grupos han sido blanco de la prensa de derecha y nuestros compañeros han sufrido acoso legal. Tres de nuestros camaradas británicos tuvieron una cacería pública instigada contra ellos por la policía Metropolitana, en base a acusaciones falsas.  Esperamos nuevos ataques en el futuro.

Sin embargo, nos negamos a dar marcha atrás. No nos disculpamos. A pesar de la vieja canción de la Guerra Fría que insiste que el comunismo es intrínsecamente "antidemocrático" y "dictatorial", hoy en día es la burguesía la que apoya abiertamente la restricción de las libertades básicas, mientras que solo los comunistas montan una defensa práctica de estas concesiones ganadas con tanto esfuerzo.

De hecho, los comunistas siempre se han opuesto a la erosión de los derechos democráticos. El Programa del Partido Obrero Francés, coescrito por Marx en 1880, toma como primera demanda política: "Abolición de todas las leyes sobre la prensa, las reuniones y las asociaciones y, sobre todo, la ley contra la Asociación Internacional de los Trabajadores".

Sin embargo, a diferencia de los liberales y reformistas, la defensa de los derechos democráticos por parte de los comunistas, como la libertad de expresión, no proviene de una creencia supersticiosa en su carácter universal y suprahistórico. En cambio, entendemos que estas libertades son asideros y armas, extraídas a través de la lucha de clases, por las cuales la clase trabajadora puede luchar por sus intereses. Y además, que cualquier restricción de estos derechos será explotada por la clase dominante en el futuro para atacar a nuestra clase.

Como la noche sigue al día, cualquier nuevo límite en los puntos de vista "extremos" sobre la cuestión de Palestina se extenderá a las demandas de una huelga general, la abolición de la Monarquía o el fin del capitalismo o la revolución, a medida que se intensifique la lucha de clases.

La clase dominante ha estado afilando sus armas en previsión de las batallas por venir. En Gran Bretaña, por ejemplo, se han introducido una serie de nuevas restricciones al derecho de protesta y huelga legal a raíz de Black Lives Matter y las protestas de grupos ecologistas como Just Stop Oil. La guerra en Gaza ofrece otra oportunidad para que la clase dominante y sus agentes aprieten aún más los tornillos.

Hay que oponerse a los crímenes de Israel y sus aliados imperialistas a través de métodos de lucha de clases: protestas, huelgas, ocupaciones y bloqueos dirigidos a aquellas industrias que alimentan la máquina de guerra israelí. Más allá de esto, la izquierda y el movimiento obrero deben resistir cualquier intento de censura o represión. Esto no es simplemente por el bien del movimiento de solidaridad con Palestina, sino por el bien de todas las luchas futuras. ¡Si tocan a uno, nos tocan a todos!

Mientras una pequeña minoría tenga todas las palancas de la economía y el estado, la gente común no tendrá una verdadera "libertad" para expresar sus puntos de vista fuera de los estrechos límites permitidos por la clase dominante. La verdadera libertad de expresión para la mayoría requiere el fin de la pobreza; el control democrático de los trabajadores sobre la prensa; y la abolición del sistema capitalista, que subyuga a la gran mayoría de la humanidad, negando una voz a millones de personas .

Join us

If you want more information about joining the IMT, fill in this form. We will get back to you as soon as possible.